Just another WordPress.com site

Videojuegos

Red Dead Redemption: Undead nightmare

El día de hoy un post dedicado a videojuegos con temática zombie por supuesto, en esta ocasión la blogger invitada es Valeria Rojas quien se ha vuelto hard core gamer de este título en su versión para xbox y es por ello que le pedí su punto de vista acerca de este adictivo juego. Aquí su opinión del mismo.

Aprovecho para invitarlos a participar como contributors y animarse a escribir algo sobre el ya obvio tema. No olviden dejarnos comentarios.

Red Dead Redemption: Undead nightmare

Si gustas de los videojuegos ya habrás jugado algo del estudio Rockstar, seguramente recordarás a personajes como Tommy Vercetti, Carl Johnson y Niko Belic (GTA Vice City, GTA San Andreas y GTA IV respectivamente) que, a pesar de ser matones que no se tientan el corazón, llegan a simpatizarnos, y si de personajes que se vuelven nuestros amigos se trata, este juego no se queda atrás. Esta vez nuestro amigo y personaje principal es John Marston, a quien ya conocíamos desde Red Dead Redemption, en donde la misión es salvar a tu familia de amenazantes sheriffs corruptos, borrar a tus enemigos del mapa y restaurar el orden en esta era de vaqueros. Cuando finalmente John, después de haber acabado con cada uno de sus contrincantes, regresa a casa y mientras observa a su hijo leer, ni por un segundo piensa en que algo espeluznante e inexplicable se está gestando allá afuera.

Es media noche, eres John Marston y tu descanso se interrumpe por la entrada de alguien con sangre en la boca, movimientos erráticos y que viene directo hacia a ti con ojos feroces y fauces que nunca antes habías visto en un humano, tienes que deshacerte de él, no tienes idea qué le pasa pero no dejarás que haga su voluntad. Sales de casa y otro ser, que de humano sólo mantiene la vestimenta, ataca a tu esposa e hijo, logras deshacerte del primero, pero tu familia ya se encuentra infectada. Tu primera misión es encargarte de ellos. Conforme avanzas y buscas respuestas, el juego te guía, te enseña a disparar y, en este caso, te pide que ates a tu esposa e hijo y los encierres en casa. Mientras tanto, te diriges al pueblo más cercano para saber qué diablos está pasando, enterarte si hay una cura y encontrarla para salvar a tu familia.

Si jugaste antes el primer Red Dead Redemption, entonces ya sabes cómo moverte en caballo y seguramente ya conoces el Dead Eye, ese no fue mi caso y tuve que llegar corriendo al pueblo solo para enterarme que un puñado de sobrevivientes se enfrenta a hordas que parecen interminables de estas cosas que caminan y quieren comerme. Los que se defienden me piden ayuda y explican que estos “zombies” atacan a quien sea y hay que acabar con ellos, pero uno no espera que éstos, al ser unos monstruos desfigurados que caminan torpemente, al percibirme salgan de su aturdimiento y corran gritando y gimiendo con caras que me hacen huir.

Una vez que aprendes el Dead Eye, todo parece más sencillo, pero si no eres artero y no disparas a la cabeza tendrás que intentar de nuevo hasta que des en el blanco, conforme avanza el juego te vuelves mejor. En cada pueblo que visitas encuentras a personajes de la primera entrega de esta serie, con los que ya has vivido misiones y matanzas, cada sobreviviente tiene sus teorías, unos culpan a los judíos y otros más a los mexicanos, finalmente esta historia tiene lugar en la frontera y a alguien hay que culpar (mala onda para nosotros…).

Te comentan que estos seres no son están muertos ni vivos, pero mientras esta plaga se expande, te das cuenta que aquéllos que yacían descansando en su última morada van a salir de sus tumbas, por lo que tendrás que comenzar a limpiar los cementerios. Estas misiones suenan más fáciles de lo que son, pues tendrás más de cinco zombies encima de ti al mismo tiempo y todos atacando, mordiendo y gimiendo.

Las hordas de zombies son errantes, te los encuentras en pueblos y en cualquier camino que transites, te bajaran del caballo y tendrás que enfrentarlos. Justo cuando crees que solamente estos seres serán el enemigo a vencer, escuchas ruidos de animales, queda la interrogante ¿estarán de tu lado o en tu contra?…

Valeria Rojas